¿Comienza el cisma a hacerse más evidente?

Onepeterfive.com . – Todos los intentos por discutir y traer luz sobre los espinosos temas surgidos a raíz del sínodo de la familia del 2016 y la posterior exhortación apostólica, han sido simplemente ignorados por Roma.

Más aún, con la indiferencia mostrada por Francisco a la carta presentada por los cuatro Cardenales, se ha hecho más clara que nunca, la división dentro de la iglesia. Los evidentes aliados del papa Francisco, cierran filas a su alrededor y no sólo lo defienden, sino, que demuestran fuertes reacciones contra aquellos que demuestran una posición leal a la verdadera Iglesia de Cristo.

Así lo ha dejado de manifiesto un particular intercambio de “opiniones” entre el director del conocido sitio tradicionalista One Peter Five, Steve Skojec y el director en jefe de la publicación Jesuita “La Civiltà Católica”, Antonio Spadaro, por el Tweet que se muestra a continuación:

Traducido dice algo como:

El Papa lo ha dejado en claro: Aquellos, a quienes no les guste lo que escuchan, pretendan que no escucharon nada!

 

Posteriormente, Spadaro presentó un nuevo Tweet, en el que enlazaba una transcripción parcial de la “conversación” que sostuviera con Cardenal Christoph Schönborn sobre Amoris Laetitia, mismo que se muestra a continuación:

 

Sí. Así como lo leyó… La respuesta de Skojec no se hizo esperar:

Usted se opone a Cristo. Sin importar cuanto poder tenga ahora, fracasará. No podrá vencer.

Acto seguido, Spadaro bloqueó a Skojec, eliminando así toda posibilidad de dialogo.

Recientemente se publicó una noticia, de como Cuatro Cardenales dirigieron una carta a Francisco, presentándole cinco preguntas, cuyas respuestas deberían aclarar de manera concreta, la confusión originada por Amoris Laetitia. El recientemente nombrado Cardenal de Chicago, al ser preguntado sobre la postura presentada por estos cuatro Cardenales, comentó:

Seguramente, hay quienes tienen dificultades para aceptar la visión ofrecida por el Papa, y sí, tristemente hay quienes se le oponen y no gustan de él como dijese el Cardenal Wuerl. Empleé la palabra “tristemente” no queriendo decir que me sienta triste por el Papa, sino por aquellos que se oponen a él, debido a que no son capaces de entender lo que significa ser Obispo en la Iglesia Católica.

 

Sandro Magister reveló en su Blog personal, que supuestamente, San Pio X, estableció una red, una especie de servicio especial, que tenia como finalidad, la detección de modernistas infiltrados en la Iglesia. Pero se trataba de una causa noble, la de evitar la difusión de los errores y “novedades” contra la Fe y moral que la Iglesia siempre ha profesado. Muy por el contrario, hoy en día, se busca separar y expeler de la Iglesia, a aquellos que rescatan estas virtudes -y advierte que todos son secretamente monitoreados en sus salones de clases, a fin de continuar con la nueva linea pro-adulterio. Una vez detectados, son removidos y reemplazados por “secuaces”, a quienes no les importa seguir ordenes, por más absurdas que estas sean. Recientemente fuimos testigos de la represalia contra el heroico Cardenal Robert Sarah, por mantenerse firme a la tradición de la Iglesia.

En Alemania, el Cardenal Lehman, conocido opositor a la tradición Católica y “vocero” de Francisco, sostiene que ha llegado el momento de culminar la implementación de la agenda (pues Francisco lo permitirá):

El liberal, el Cardenal karl Lehman, ha urgido a los Obispos alemanes, a rápidamente cambiar la disciplina de la Iglesia mientras Francisco es el Papa. En una entrevista hecha por el sitio katholisch.de, en torno a la comunión de los divorciados vueltos a casar, Lehman presionó a los obispos a “aprovechar la ventaja garantizada” por el Papa: “Francisco quiere que exploremos nuevas rutas”.

Para nadie es un secreto que Lehman se opone a la Humanae Vitae. De manera constante ha promovido el acceso a la Eucaristía a los divorciados Católicos vueltos a casar y la abolición del celibato para el clero, pretextando la “escasez de vocaciones”.

A todo esto podemos sumar la reciente advertencia del Cardenal Burke hacia Francisco, dejándole saber que si no hay una aclaración, se verán forzados a llevar a cabo “un acto formal de corrección de un error grave”.

Entonces tendríamos que hacer frente a esta situación. Existe, en la Tradición de la Iglesia, la práctica de la corrección al Romano Pontífice. Es algo que es claramente bastante raro, pero si no hay respuesta a estas preguntas, entonces yo diría que sería cuestión de hacer un acto formal de corrección de un error grave.

Las declaraciones fueron hechas durante la entrevista llevada a cabo por Edward Pentin, vaticanista del National Catholic Register, con motivo de la carta al Papa firmada por cuatro cardenales.

Si usted nunca ha rezado para que se concrete la promesa de Nuestra Señora en Fátima (“Al final, Mi Inmaculado Corazón triunfará”), este es un buen momento para que vaya empezando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *