1p5-Infocatólica.- El jueves 13 de julio, el cardenal Cristoph Schönborn, el intérprete elegido por el Papa y defensor de su exhortación apostólica Amoris Laetitia, se dirigió a una audiencia en la conferencia “Hablemos de la familia: vamos a ser familia” en Irlanda, en previsión del Encuentro Mundial de las Familias en Dublín del próximo año. De acuerdo con Greg Daly de The Irish Catholic, Schönborn abrió su charla asegurando a los asistentes, que tanto la exhortación como el papa responsable de ella son católicos:

Más tarde, Daly twitteó que Schönborn había afirmado que todas las preguntas de la Dubia se pueden responder con un “sí”:

El Tweet anterior se traduce al castellano como: “Sobre la Dubia, el Cardenal Schönborn ha dicho que todas las preguntas pueden ser contestadas “sí”. De hecho, dice que él contestó así, a uno de los cardenales de la Dubia”.

Las 5 preguntas de la Dubia se resumen en:

  1. ¿Pueden los divorciados vueltos a casar y ​​que todavía están envueltos en una relación sexual, recibir la absolución y la comunión sin un cambio de vida?
  2. ¿Todavía existen normas morales absolutas?
  3. ¿Todavía existe el pecado grave objetivo?
  4. ¿Sigue siendo válidas las enseñanzas que afirman que aunque muchas circunstancias pueden disminuir la culpa de un individuo, esas circunstancias no pueden transformar un acto intrínsecamente malo en un acto subjetivamente bueno?
  5. ¿Sigue siendo válida la enseñanza de la Iglesia, de que un llamado a la conciencia no puede superar las normas morales absolutas?

Preguntado sobre la recepción de Amoris Laetitia dentro de la Iglesia, el Cardenal Schönborn dijo que el “proceso de recepción es un proceso largo” y necesita negociación y discusión. Pero también criticó a los cardenales por la manera en que plantearon sus preocupaciones. “Que los cardenales, que deben ser los colaboradores más cercanos del Papa, traten de forzarlo y presionarlo para dar una respuesta pública a su carta (Dubia) es un comportamiento absolutamente inconveniente”, dijo. Luego se dirigió a los periodistas: “Temo a aquellos que quieren respuestas rápidas y claras en política, economía y también en religión. Rigoristas y laxistas quieren respuestas claras y rápidas, pero no se detienen a contemplar la vida. El rigorista evita el esfuerzo del discernimiento, de mirar de cerca la realidad. El laxista deja pasar todo, y no hay discernimiento. Es el mismo error pero de extremos opuestos”.

El artículo apareció originalmente en el sitio onepeterfive.com y su autor es Steve Skojec.
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús.