Cardenal Cafarra: Aborto y Homosexualidad son señales de que ha llegado la “batalla final”


Son parte de una ‘creación alternativa’, en donde Dios y cada trazo de su belleza y bondad, han sido borrados complemente.

LifeSiteNews.- La profecía de la vidente de Fátima, la hermana Lucía, es que la batalla final entre Dios y Satán será sobre el matrimonio y la familia, tal y como se está cumpliendo ahora, dijo el Cardenal hablando durante una conferencia Católica en Roma.

“Lo que la hermana Lucía dijo en aquellos días, se está cumpliendo en los nuestros” dijo el Cardenal Carlo Cafarra, uno de los firmantes de la Dubia, quien es el arzobispo emérito de Bologona y miembro fundador del Pontificio Consejo para la Familia, durante la sesión de preguntas y respuestas luego de su presentación.

Cafarra hizo sus comentarios durante el cuarto foro anual por la Vida en Roma. Después de su presentación, el Cardenal Raymond Burke, otro firmante de la Dubia, llamó a los fieles Católicos a “trabajar por la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María”.

EL Cardenal Cafarra, quien es el presidente fundador del Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, hizo sus comentarios sobre la “batalla final” en referencia a la carta que escribió a la hermana Lucía a principios de la década de 1980, para pedirle oración mientras se llevaba a cabo el proceso fundacional del instituto, de la que él nunca esperó respuesta.
Para su sorpresa, Cafarra recibió una larga carta firmada por Sor Lucía en la que le hablaba sobre la “batalla final” que tendría lugar al final de los tiempos.

Sor Lucía escribió que “la batalla final entre Nuestro Señor y Satán”, sería sobre el matrimonio y la familia. En ella, la vidente de Fátima animaba a Cafarra a no temer, pues “todo aquel que trabaje por la santidad del matrimonio y la familia, de todas formas encontraría oposición pues es un asunto decisivo. Además, Nuestra Señora ya ha aplastado su cabeza.
Esta carta está ahora en el Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia.

La batalla

Cafarra dijo en su presentación que hay una gran batalla entre dos fuerzas que se oponen. Una es la de el “Corazón herido del Crucificado y Resucitado” que llama a todos los hombres a sí mismo. La otra es el “poder de Satanás, que no quiere ser expulsado de su reino”.

El Cardenal dijo que el lugar donde esta batalla esta teniendo lugar es el corazón humano.
“Jesús, la Revelación del Padre, ejerce una fuerte atracción hacía si mismo. Satán trabaja contra esto para neutralizar el poder de atracción del Crucificado y Resucitado. La fuerza de la verdad que nos hace libres, actúa en el corazón del hombre. Son las fuerzas satánicas las que que con mentiras, nos esclavizan”. Estas dos fuerzas de atracción, dan origen a dos culturas, una cultura de la verdad y otra de la mentira. Cafarra explica:

“Hay un libro en las Sagradas Escrituras, el último, el Apocalipsis, el cual describe la confrontación final entre dos reinos. En este libro, la atracción de Cristo toma la forma de triunfo sobre los poderes del enemigo comandados por Satán. Es un triunfo que llega después de un largo combate. Los primeros frutos de la victoria son los mártires.”

Cafarra dijo que la legalización del aborto, es parte de la “cultura de la mentira”, donde el “crimen” de asesinar seres humanos, es visto como una cosa “buena”. El aborto es un “acto sacrílego”, “profundísima negación de la verdad humana”.

“La razón por la que el hombre no debería derramar la sangre de otro hombre, es por que este es imagen de Dios. A través del hombre, Dios habita en Su creación. Esta Creación, es templo de Nuestro Señor porque el hombre la habita. Violar la Intangibilidad de la persona humana es un acto sacrílego contra la santidad de Dios. Es el intento satánico de generar ‘anti-creación’. Al ennoblecer el asesinato de humanos, Satán ha establecido las bases de su ‘creación’: al remover de esta a la imagen de Dios, obscurece su presencia en ella”.

El Cardenal dijo además que el “Matrimonio” homosexual, también proviene de la “cultura de la mentira” pues esta “niega completamente la verdad del matrimonio como esta nos es manifestada desde la mente de Dios, el Creador”.

“La Revelación Divina nos ha dicho lo que Dios piensa sobre el matrimonio: la unión legal entre un hombre y una mujer, la fuente de la vida. En la mente de Dios, el matrimonio tiene una estructura permanente, basada en la dualidad del ser humano: Masculinidad y femineidad. No dos polos opuestos”.

“La unión entre un hombre y una mujer, quienes se convierten en una sola carne, es la cooperación humana en el acto creativo de Dios. Satán está empujando las mentiras del aborto y de la homosexualidad. Está intentando destruir los dos pilares más importantes de la creación; la persona humana, creada a imagen de Dios y la unión conyugal entre hombre y mujer”.

“La elevación axiológica del aborto a un plano subjetivo es la demolición del primer pilar. El ennoblecimiento de las relaciones homosexuales cuando se las pretende igualar al matrimonio, es la destrucción del segundo pilar.”

“El objetivo final de Satán, es el de construir una “anti-creción” una ‘creación alternativa’, en donde Dios y cada trazo de su belleza y bondad, hayan sido borrados complemente.
Este es el desafió final que Satán ha lanzado contra Dios”.

El ser un seguidor fiel de Cristo en estos tiempos, significa “dar testimonio de manera abierta y públicamente”, de la verdad de la creación de Dios con respecto a la dignidad de la persona humana y el matrimonio.

Aquellos que no den testimonio de esta manera, serán como el soldado que huye en el momento decisivo de la batalla. Dejamos de ser testigos parta convertirnos en desertores sino hablamos abierta y públicamente”.

Cafarra elogió las marchas por la vida del pasado mes de Marzo y los eventos que tuviesen lugar alrededor del mundo, considerándolos un “gran testimonio” de la verdad.

 

1 Respuesta

  1. Alfonso Bernales dice:

    Y sin embargo, también está señalado: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Significando que Dios respeta la esfera privada y la condición que la Naturaleza propiamente imprime en los seres vivos en orientaciones sexuales y géneros de distinto tipo desde el albor de los tiempos antiguos. Quiere decir que solo se taparía con un dedo el sol, id est, se fomentaría la clandestinidad de las relaciones homosexuales y la libertad de expresión de los trans, puesto que su naturaleza biopsíquica es distinta a la de vastas mayorías. Lo seguirán haciendo cuando puedan para ser aceptados en sociedad, no por pecado o capricho o ataque a la familia o matrimonio heterosexual, sino más bien porque fue y es y siempre será su hechura de esa manera. Asimismo, para el aborto ocurre el mismo nivel de juicio: “No hagas a otro lo que no quieres que lo hagan contigo”. Un niño o niña fruto de una violación es fruto del odio, la vergüenza, la humillación más vil y la depredación de la dignidad de la mujer, cuyo territorio personal no ha sido consensuado pero sí atacado. Entonces, sólo para tales casos, es lógico que habiendo dispuesto por mantener su propia cordura o salud mental, la mujer necesita disponer al menos la información disponible y la alternativa saludable de librarse del fruto de una violación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *