Achiropita, Acheropita o aquiropoietas, son palabras que definen un mismo concepto: Una imagen que no ha sido creada por las manos del hombre o mejor expresado aún, imagen cuya existencia es resultado de la acción sobrenatural. El término suele referirse usualmente a “pinturas” no creadas por el hombre, lo que es incorrecto pues existen aquiropoietas que no son pinturas necesariamente.

posneg

Negativo y Positivo del Manto de Turín

Quizás la más conocida universalmente, es La Sábana Santa de Turin (o Santo Sudario) en la que se puede apreciar el cuerpo de Jesucristo, tal y como fue acomodado por las Manos de su Madre, La Virgen María y los apóstoles dentro del Santo Sepulcro. Estudios han demostrado que la imagen es la de un hombre que responde a la descripción del Jesús bíblico: Un hombre muerto por crucifixión, coronado de espinas, azotado vilmente en todo el cuerpo, tabique nasal roto, cuerpo todo cubierto de sangre, etc. Se ha descartado por completo que se trate de una pintura, pues se comprobado por medio del empleo de rayos fluorescentes la ausencia de pigmentos. Todo sugiere que la impresión de la imagen, correspondería a lo que hoy en día conocemos como un negativo fotográfico. También se han encontrado vestigios de plasma sanguíneo del grupo AB en la tela. Por lo tanto, el manto es aquiropoieta pero no una pintura.

EL Pañolón visible en 2do plano

EL Pañolón visible en 2do plano

Otra pieza (quizás no tan conocida como la anterior) y que tampoco es considerada una pintura, es el Manto de Oviedo (Pañolon de Oviedo) algunas veces referido como “Santa Mortaja”. Este manto más pequeño en dimensiones que la Sabana Santa, correspondería al pedazo de tela que solía acomodarse sobre el rostro de los difuntos, antes de cubrirlo con la sábana que envolvía todo el cuerpo.
Pruebas llevadas a cabo sobre el Pañolón de Oviedo han puesto en evidencia 3 sorprendentes coincidencias con la Sábana Santa: Ambas contienen sangre del mismo grupo sanguíneo (AB), el rostro, la forma y dimensión de las manchas de sangre corresponden a las de la Sábana Santa, lo que sugiere como tercera coincidencia, que ambas en su momento, cubrieron el mismo cuerpo.

mdgEl manto de la Virgen de Guadalupe es otra aquiropoieta sumamente conocida. La impresión de la imagen de esta popular advocación Mariana, se dio sobre la tilma de San Juan Diego, una burda tela hecha de un tipo de cáñamo, cuando este -siguiendo las instrucciones dadas a él por la Virgen María- desplegó su manto frente al obispo y las personas que le acompañaban.
El manto o tilma de Guadalupe ha sido objeto de múltiples pruebas que han intentado desmentir su autenticidad (como obra de la intervención Divina). Sea como sea, el manto ha logrado sobrevivir no sólo a todos sus detractores, sino también, atentados con potentes explosivos, pero sobre todo, al paso del tiempo, pues una tilma fabricada con aquellas fibras, no sobrevive más de algunas décadas (en el mejor de los casos). El manto de Guadalupe, ya va para los 500 años.

veroEl Santo Rostro de Jaén en España, es una de las reliquias Católicas identificadas con el paño de la Verónica, aquella mujer que apiadándose de Jesús al verle abusado por sus enemigos, se acerca para enjugar su rostro. Cuenta la tradición que luego de este acto de misericordia, el rostro del Señor Jesús quedó impreso en el paño. Despues de esto, Verónica viajó a Roma para presentar el paño al emperador romano Tiberio ya que el velo poseía propiedades milagrosas, como quitar la sed, curar la ceguera o incluso resucitar muertos.
Esta es considerada una de las reliquias más famosas del cristianismo.