5 sorprendentes revelaciones sobre el Tercer Secreto de Fátima

EL aniversario 99 de las apariciones de Fátima quedó atrás y ahora nos encaminamos rumbo a su centenario. Durante el último siglo, personas alrededor del mundo, han desarrollado diversas teorías que tienen como objetivo el descifrar el mensaje oculto de los tres “secretos” de Fátima. La hermana Lucía dijo en su momento, que “la interpretación no correspondía hacerla al vidente, sino a la Iglesia”. Entonces, es tarea de la Iglesia la interpretación de los diversos signos y símbolos que Nuestra Señora de Fátima, diese a los creyentes como una guía clara, para el mejor entendimiento de lo que Dios quiere revelarnos.

La Iglesia hizo eso exactamente en el año 2000, cuando el cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe, escribió un sendo comentario teológico e interpretación sobre el famoso “Tercer Secreto”. A Ratzinger le fue encargada la tarea de clarificar señales y símbolos encontrados en las visiones de Nuestra Señora e hizo algunos impactantes descubrimientos.
A continuación, presentamos 5 de estas sorprendentes revelaciones encontradas en el “Tercer Secreto” de Fátima, tal como fueron interpretadas por el Cardenal Ratzinger.

1.- Penitencia, Penitencia, Penitencia!
La palabra clave en esta tercera parte, es el triple llamado: ‘Penitencia, Penitencia, Penitencia!’. El Evangelio de Marcos nos recuerda “Arrepentíos y creed en la Buena Nueva”(Marcos 1:15).
Entender la señal de los tiempos significa aceptar la urgencia de penitencia, de conversión, de fe. Esta es la respuesta correcta a los tiempos en los que vivimos, tiempos caracterizados por los graves peligros esbozados por las imágenes que siguen.
El mensaje central de Nuestra Señora de Fátima fue “Penitencia”. Ella recordó al mundo la necesidad de apartarse del mal y de reparación del daño hecho por nuestros pecados. Esta es realmente la clave para comprender el resto del “secreto”. Todo gira en torno a la necesidad de arrepentimiento.

2.- La Espada Flameante
El ángel con la espada flameante al lado izquierdo de la Madre de Dios, nos recuerda las imágenes del Libro de Revelaciones (Apocalipsis). Esta representa la amenaza del juicio que pende sobre el mundo. Hoy en día la idea de que el mundo pueda verse reducido a cenizas, ha dejado de pertenecer a la fantasía: El hombre con sus destructivas invenciones se ha forjado su propia y flameante espada.
Esta visión nos muestra también el poder que se opone a la fuerza destructiva. El esplendor de la Madre de Dios y derivado de esto en cierto modo, el llamado a la penitencia.

Esta particular parte de la aparición, tiende a ser la más angustiosa. Todo parece indicar que Dios va a castigarnos con aquella espada. Sin embargo, el Cardenal Ratzinger recalca, que la espada representa algo que nosotros mismos hemos creado y muy opuesto a cualquier castigo que vendría del cielo. Las buenas noticias son que las llamas de la espada, se apagan al contacto con el esplendor de Nuestra Señora, quien con el llamado a la penitencia, tiene la ultima palabra y es capaz de detener cualquier cataclismo.

3.- El futuro no está escrito en piedra
La importancia de la libertad humana es subrayada: El futuro no es de hecho inmutable, la imagen que los niños vieron, no es de ninguna manera una “visión” del futuro del que nada podemos hacer por cambiar. De hecho, la razón detrás de la visión, es el traer la libertad a escena, y con ella, maniobrar en la dirección apropiada. La visión tiene por objeto,  que enfoquemos nuestros esfuerzos en tomar la dirección correcta.

Contraria a la creencia popular, estas intensas visiones de Nuestra Señora de Fátima, no son de ninguna manera el prólogo de lo que esta por suceder. Ellas simplemente nos advierten de lo que podría pasar si no respondemos al llamado de conversión y penitencia.

4.- La sangre de los mártires es la semilla de la iglesia
La parte final del secreto, es una visión consoladora, en la que debajo de los brazos de la Cruz, los ángeles recolectan la sangre de los mártires y con ella, dan vida a las almas en su camino hacia Dios. Así como la Iglesia nació del costado herido de Cristo, así también lo hace mediante la muerte de aquellos que dan testimonio de su fe. Esta parte del secreto tan angustiante en principio, termina con la enseñanza de que ningún sufrimiento es en vano.

Es cierto que la visión contiene mucho sufrimiento y peligros, pero no en vano. La iglesia tendrá que sufrir en los años venideros, lo que no es inesperado. La iglesia ha atravesado la persecución desde los días de la crucifixión de Cristo y nuestro sufrimiento en el tiempo presente, producirá frutos en el futuro.

5.- Mi Inmaculado Corazón triunfará
¿Qué quiere decir esto exactamente?
El corazón abierto a Dios, purificado por la contemplación de Dios, es más fuerte que cualquier arma. El demonio tiene el poder de este mundo…tiene el poder debido a que, por nuestra libertad, continuamente nos alejamos de Dios, pero…la libertad de escoger el mal camino no tiene la última palabra. Recordemos a Cristo: “En el mundo encontrarán tribulaciones, ánimo, yo he vencido al mundo”. El mensaje de Fátima nos invita a confiar en la promesa de María: Al final, mi Inmaculado Corazón Triunfará”.

El secreto de Fátima, ha de darnos esperanza en medio de un mundo arrasado por la avaricia, egoísmo y la guerra. Satán NO triunfará y sus planes serán desbaratados por el Inmaculado Corazón de María. Habrá sufrimiento en el futuro, pero si nos mantenemos cerca de Jesús y de su Santa Madre, resultaremos victoriosos.

 

Artículo publicado originalmente : http://aleteia.org/2016/05/13/5-surprising-revelations-of-the-third-secret-of-fatima/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *