María Auxiliadora o María auxilio de los cristianos, es uno de los títulos con los que la iglesia católica venera a Santa María Madre de Dios, en honor en las múltiples ocasiones en las que nuestra Señora, ha intervenido directamente en auxilio y socorro de su iglesia. Su origen se remonta al siglo IV, cuando san Juan Crisóstomo se refiere a María como “Auxiliadora”.
Luego de la batalla de Lepanto, en donde la flota Cristiana obtuviera una contundente y milagrosa victoria sobre la escuadra otomana, el Papa San Pío V agrega el “Auxilio de los Cristianos” a las Letanías de la Virgen que suelen rezarse luego del Santo Rosario. Esta advocación fue definitivamente popularizado por Don Bosco en el siglo XIX, bajo el nombre de “María Auxiliadora”.

Oración

¡Oh María Virgen poderosa! Tú, la grande e ilustre defensora de la Iglesia; Tú, Auxiliadora del pueblo cristiano; Tú, terrible como un ejército en orden de batalla; Tú, que sola destruyes los errores del mundo, defiéndenos en nuestras angustias, auxílianos en nuestras luchas, socórrenos en nuestras necesidades, y en la hora de la muerte, recíbenos en el eterno gozo.
Amén.