camfutcol[alert-success](CNA/EWTN News) – Mamfe, Cameroon, May 25, 2016
Artículo Original – Traducción: Proyecto Emaus
Crédito de la imagen: Independiente Santa Fe/@SantaFe via Twitter./ CNA.
[/alert-success]

El Padre William Cañón, es un misionero colombiano de servicio en Camerún, que se transforma en entrador de fútbol todos los Domingos ayudando así a traer esperanza a unos 60 niños locales a través de la camaradería y el deporte.

“Después de la Eucaristía, nos reunimos y ofrecemos un tiempo para la formación Cristiana, luego, con mi limitado conocimiento de deportes, jugamos fútbol”.

Dijo el Padre Cañón a Pablo Romero del diario colombiano El Tiempo.

El misionero, es un “hincha” del Independiente de Santa Fe, el equipo de Bogotá ganador de la Copa Sudamericana el año pasado. El ha sido misionero en Mamfe, al suroeste de Camerún desde el 2014.

Cuando llegó a Camerún, fue asignado a una parroquia donde la primera evangelización aún no se ha hecho: debido a esto, el Padre se ha encontrado con escenas y costumbres como la poligamia y el machismo. Estas personas padecen además de enfermedades, falta de alimentos y medicinas, además de electricidad y agua potable.

El Padre Cañón advirtió que los niños de Mamfe tenían un amor especial por el fútbol, es por eso que  decidió  sacar ventaja de esta oportunidad para acercarlos a Dios. Todos los Domingos después de decir misa a un aproximado de 60 muchachos, se van a jugar fútbol. Muchos de estos jóvenes hacen caminatas de hasta 3 horas para poder llegar allí, donde los partidos se juegan en un campo de tierra luego de decir una oración.

“Verlos llegar es una vista increíble. Algunos llegan descalzos, pero con gran alegría en sus rostros. Muchos de ellos son espontáneos y sinceros. Pero sobre todo, son agradecidos, pues este es el único momento que tienen para divertirse y soñar. A pesar de las circunstancias y de las dificultades, ellos están siempre allí. Aquí los niños son felices con poco y con las vidas que tienen”.

Durante la semana, el sacerdote celebra Misa a diario a las 6 am. Luego se dirige al hospital donde pasa la mayor parte del tiempo como capellán.

El equipo de fútbol Independiente de Santa Fe, se conmovió al escuchar la historia del misionero y decidió regalarle al Padre uniformes completos del equipo y balones para sus muchachos.
“Estoy muy agradecido con Dios por esta hermosa oportunidad que me ha dado y al equipo de Santa Fe por los uniformes” concluyó el Padre.